Es autogestionada por mujeres, compañeras del oficio, ejemplo de emancipación y trabajo genuino.

La conformación de la Cooperativa Textil INKA de Patagones surge de la unión de dos grupos de trabajadoras del rubro textil que se encontraron en la necesidad de reorganizarse en el marco de la pandemia, aunar esfuerzos y encarar de manera colectiva las dificultades económicas que trajo la cuarentena, haciendo lo que les gusta.

Luciana Miranda, presidenta de INKA, contó: “El Centro de Formación Profesional 403 fue el lugar donde nosotras nos terminamos de conocer y consolidar como grupo. Fue lo que nos terminó de vincular para hacer el curso y formar la Cooperativa”.

El grupo asociativo viene trabajando desde julio del 2020, así que ya hace casi un año que vienen proyectando colectivamente. “Decidimos conformar esta Cooperativa de Trabajo Textil porque cuando comenzó la pandemia nos vimos en la necesidad, principalmente de unir fuerzas para reorganizarnos en el trabajo productivo. La realidad es que la pandemia nos había ubicado en una situación complicada en lo laboral, entonces, decidir conformar la Cooperativa fue principalmente una necesidad”, indicó Miranda y agregó: “Una necesidad que además, no estaba cubierta en la zona”.

Amiga que ayuda
“Se llama Textil INKA porque quisimos buscarle un nombre relacionado a las tierras de acá e INKA es una palabra en Mapuche que significa “amigo que ayuda” y nosotras desde la Cooperativa nos consideramos compañeras del oficio y del trabajo. Entonces, entendernos de esa forma, que podemos trabajar en conjunto, que podemos compartirnos mensajes o conocimiento o plantear situaciones que nos atraviesan, hablar de las cosas que nos pasan a nosotras como trabajadoras; es también uno de los motivos por los cuales conformamos esta Cooperativa.”

La Cooperativa abarca todo el rubro textil: “Los artículos que nos dedicamos a realizar van desde lo que sería ropa de trabajo como guardapolvos escolares, pecheras, también barbijos, tapabocas, una de nuestras asociadas hace lo que es encuadernación y a parte, todo lo que es sublimación, detalló.” Además, este grupo apunta a ser parte de distintos proyectos productivos, esperan crecer y llegar a ser reconocidas en su trabajo, sobre todo en la comarca.

Es común que los trabajos grandes se pidan a otros lugares como Capital Federal. Sin embargo, podrían realizarse en la comarca y así contribuir a la economía local. Al respecto la trabajadora advirtió: “Por ejemplo la indumentaria de egresados como remeras, pantalones, podríamos realizarlas tranquilamente, la idea es llegar a todos esos lugares donde es más difícil y, donde principalmente, muchos de los trabajos que se compran en Capital, se pueden hacer acá y de esta forma cambiar un poco el curso de la economía y generar más trabajo local, y también nosotras poder vivir de nuestro laburo en base a condiciones justas para todos y todas”

INKA ofrece servicios y productos textiles, como puntualizó Miranda, “la forma de trabajo por el momento es cada una desde su casa, pero tenemos un pequeño espacio en la Asociación para el Desarrollo de Patagones y estamos super agradecidas con esta oportunidad porque ahí vamos a poder empezar a pensarnos en un espacio de trabajo todas juntas”.

Quienes conforman la Textil INKA son 11 personas, todas mujeres y varias de ellas se dedican desde hace mucho al rubro, pero también la mayoría tiene la necesidad de tener otro trabajo. Algunas son docentes, otras auxiliares docentes, trabajadoras de comercios y empleadas domésticas.

“Respecto de nuestras expectativas para el futuro tienen que ver con poder lograr vivir de nuestro trabajo dignamente, que se cambie un poco la circulación del dinero, donde las personas se concienticen de a dónde compran, a donde consumen y si saben realmente quien hizo lo que tienen puesto, por ahí es una pregunta que muchos deberíamos hacernos…”, expresó la trabajadora.

Quienes integran INKA invitan a preguntarse: “¿Por qué a veces compramos cosas tan baratas? y por qué otras nos salen tan caras?” En ese sentido, Miranda afirmó: “Eso tampoco es justo… Hay un trasfondo de todo esto. Por eso también tenemos como objetivo tratar de cambiar un poco la forma en la que las personas ven nuestro oficio y que puedan tenernos en cuenta para su indumentaria del día a día y de esta manera ayudar un poco más a la economía local”.

BY CRONISTA ON 14 MAYO 2021 TRABAJO COOPERATIVO

Para solicitar los servicios pueden escribir al mail de la Cooperativa INKA o al teléfono 2920 49-0133 (Luciana Miranda).

Link de la nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *