La directora ejecutiva de la Fundación Wikimedia dice que la Web es esencialmente un lugar privatizado, con muy pocas partes abiertas.

 

 

 

 

 

Democrático. La fundación comprende “lo abierto” como inclusivo, intencional y acogedor.

Bibiana Ruiz

Wikipedia
Wikipedia es el quinto sitio de Internet más visitado del mundo”, dijo Katherine Maher, directora ejecutiva de la Fundación Wikimedia, en su charla en la colmada sala Osvaldo Pugliese del Centro Cultural de la Cooperación en Buenos Aires. Y, enseguida, aclaró que, a diferencia de las otras páginas más populares de la red, detrás de la enciclopedia virtual no hay una gran corporación multinacional.

Maher llegó a la Argentina en el marco de Comunes, el encuentro internacional de economías colaborativas y cultura libre que ya va por su tercera edición y dio, entre otras, la conferencia central sobre “Políticas de lo abierto”. La Fundación Wikimedia brinda apoyo y recursos a varios proyectos de conocimiento abierto, entre los cuales la enciclopedia virtual es el más conocido. Se sostiene gracias al trabajo voluntario de cientos de miles de wikipedistas activos, una fundación y fondos que provienen de la suma de pequeñas donaciones de usuarios de todo el mundo (91 millones de dólares según el último informe). De todos los emprendimientos gestados en la época de la llamada Web 2.0 a principios de milenio, Wikipedia parece ser uno de los que más logró sostener las banderas de la utopía digital acerca de la colaboración desinteresada por el bien común. Eso en un momento en el cual abundan críticas a las promesas incumplidas de Internet en cuanto a aportar mayor entendimiento, colaboración y transparencia.

Con su discurso, Maher dejó en claro que Wikipedia está decidida a intensificar su perfil político: como nunca, los wikipedistas se perciben actores de peso a la hora de defender y difundir los principios del conocimiento abierto. Un hito en ese camino fue el “apagón” de la enciclopedia (en español y otros idiomas) del 4 de julio, en el que el sitio “oscureció” todas sus páginas en protesta por el avance de una legislación sobre derechos de autor que estaba a punto de votarse en el Parlamento Europeo y que finalmente no se aprobó.Ante la pregunta sobre cómo planificaron el apagón, Katherine se sorprende. Pensar que la directora ejecutiva de Wikimedia es la que toma las decisiones sobre el destino de la enciclopedia es, en el mundo Wikipedia, hacer una suposición apresurada.

La enciclopedia se divide según el idioma en 292 wikipedias activas, autónomas y a la vez independientes de la Fundación, que además coordina su labor con 37 capítulos locales (oenegés que trabajan en cada país). Un día después de esa charla, en la biblioteca del Goethe-Institut, Maher respondió a las preguntas de Ñ.

Usted siempre habla de hacer las cosas a la manera “Wiki”. ¿Qué es la Wiki way?
?–Tiene que ver con la forma de apertura y la colaboración; con la empatía, la cooperación y la creencia de que cada persona —no importa de dónde sea o qué idioma hable— tiene algo que vale la pena ofrecer. Usamos el término “civilidad”, además de que la conversación tiene que estar basada en la información o en las ideas. Luego, por supuesto, hay código abierto y transparencia, políticas y ser comunitario, principios que, en mi opinión, son muy diferentes de la forma en que funcionan en el resto de Internet y la mayoría de las plataformas.

¿Cuál es la relación entre Wikimedia y otras plataformas?
?–Trabajamos con organizaciones basadas en el apoyo a nuestra misión, y a veces eso significa que colaboramos con algunas de las otras plataformas grandes. Muy rara vez hacemos una asociación formal, porque el contenido es gratuito y puede ser utilizado siempre que se lo atribuya a Wikimedia. Nuestra misión es servir al mundo, que todos puedan participar en el trabajo que hacemos y nuestro modelo de negocio es que no tenemos un modelo de negocio: somos una organización sin fines de lucro, o una organización regida por la comunidad.

¿Por qué sostiene que no existe la Internet pública y considera que WM es lo más cercano a una?
?–De arriba a abajo, Internet es esencialmente un espacio privatizado. Hay algunas partes abiertas, pero muy pocas desde un punto de vista práctico. Los cables debajo de los mares son en su mayoría de propiedad privada, los puntos de intercambio de Internet donde llegan a tierra son en su mayoría de propiedad privada, los mecanismos de entrega a través de lo que llamamos proveedores de servicios de Internet o de correo electrónico y los motores de búsqueda y las plataformas de redes sociales son en su mayoría de propiedad privada. Incluso Wikipedia es una organización privada: es una organización benéfica no comercial, sin fines de lucro, pero no una organización pública en un sentido tradicional. La única parte que es más abierta es el estándar sobre el que se construye, pero la infraestructura real es esencialmente de propiedad privada. Históricamente, nuestros modelos para lo público y lo privado han sido sobre la propiedad y la escasez. No hay escasez en Internet, no hay propiedades físicas en Internet y, por lo tanto, no hay necesidad de un sentido tradicional, no hay incentivo para un espacio público. No tenemos un modelo de cómo se ve un espacio público en Internet, y debido a que Internet no pertenece a ninguna propiedad o jurisdicción, no tenemos un modelo de cómo podríamos crear uno. Eso es muy desafiante, porque hoy casi todo lo que hacemos sucede a través de algún tipo de interacción digital: desde la televisión que vemos, la radio que escuchamos, las llamadas telefónicas que hacemos, las conexiones que tenemos con compañeros, amigos y colegas, la forma en que participamos con nuestros gobiernos como ciudadanos, casi todo tiene un formato digital componente, entonces, ¿qué significa vivir en un espacio privado cuando estamos tratando de reflexionar sobre qué debería ser la vida pública? En Wikipedia somos lo más parecido al espacio público porque operamos como un público. Somos una institución abierta y operamos en lo que pensamos como una especie de confianza pública a través de nuestra apertura. Somos transparentes en todo, desde nuestras políticas hasta nuestro presupuesto. Nuestro código ha sido creado históricamente por personas que nos respaldan financieramente, personas por las que somos responsables ante nuestra comunidad de creadores. Wikipedia solo existe si la gente quiere que exista. Eso crea una responsabilidad ante el público que nos convierte en lo más parecido a un espacio público en Internet.

Desde hace un tiempo la palabra “abierto” se ha trivializado. ¿Cuál es el sentido que quieren recuperar?
?–No creo que se trate de recuperarlo. Hay algo divertido en la cultura digital: somos nostálgicos del pasado. Hay una nostalgia por la forma en que Internet solía ser, pero no es útil, porque hoy en día la mayoría de las personas no usamos Internet como hace 15 ó 20 años atrás cuando eran muy jóvenes o no tenían conectividad. El mundo ha avanzado desde principios de Internet y la nostalgia nos está pidiendo que regresemos a un momento que en realidad era mucho más restrictivo que la forma en que funciona actualmente la conectividad. Queremos una Internet más pluralista, más personas con diferentes idiomas, más mujeres, más jóvenes, queremos diferentes clases socioeconómicas. En lugar de volver a una definición de apertura, necesitamos crear una nueva comprensión de lo abierto. Como usted dijo, es una palabra confusa. Necesitamos generar cierta comprensión de “lo abierto”, que sea inclusiva, intencional y acogedora para todos, y probablemente requiera de intencionalidad en la forma en que gobernamos nuestros espacios para que sean amigables y las personas puedan participar. Necesitamos escuchar las razones por las cuales las personas no están participando de nuestras comunidades abiertas y cambiar la forma en que funcionan. La pregunta fundamental es cuál es la forma correcta de trabajar en este entorno y cuál es una relación saludable entre el uso con fines de lucro de los bienes comunes y los comunes en sí. Creo que hay una forma para que trabajemos de manera que solicitemos apoyo y respeto por los bienes comunes, y no su explotación. Puede ser a través de donaciones de información a los comunes, a través de la construcción de la infraestructura para el tecnología, a través del apoyo financiero que requieren proyectos como Wikipedia, y si encontramos un modelo que permita un soporte sostenible, entonces los comunes pueden seguir creciendo y se puede llegar a más personas.

¿Qué es importante cuando hablamos de regulación y gobernanza de la Web?
?–Todo. Cuando pensamos en eso debemos pensar en las personas y sus derechos. ¿Cómo nos aseguramos de que las personas puedan participar y tengan vidas digitales ricas que les permitan experimentar todos los derechos que tienen en espacios no digitales? El enfoque de la Fundación Wikimedia es cómo apoyamos a las comunidades a medida que crecen desde fuera del norte global y cómo aseguramos que esas comunidades tengan los mismos derechos, oportunidades, voz y poder en nuestra comunidad global. Esto crea desafíos reales en términos de representación.

Como directora ejecutiva de WM se concentró en el chequeo de la información y en la diversidad. ¿Por qué?
?–Creo que en lo que realmente me he centrado es en la calidad de la información, la diversidad de nuestras comunidades y la información existente. La primera parte se trata de respaldar un patrimonio común del que todos puedan ser parte y usar. Lo mejor que puede ser Wikipedia es asegurar que las personas la usen y puedan confiar y que sea una fuente valiosa. Eso sólo ocurrirá si nos enfocamos en asegurarnos de que la información sea de alta calidad y así una de las formas en que lo hacemos es asociarnos cada vez más con otras instituciones a nivel mundial en torno a cómo incorporar más conocimiento a Wikipedia. Nuestras comunidades realmente han liderado el camino. Tenemos asociaciones con instituciones científicas, académicas, culturales, trabajamos con bibliotecas para asegurarnos de que toda la información que tienen esté conectada para que las personas puedan continuar su aprendizaje; trabajamos con los museos para que la historia de los lugares y las sociedades esté mejor representada en Wikipedia, que aumente la calidad, la diversidad y la profundidad de la información. Creo firmemente que cuando hablamos de Wikimedia tenemos la visión de un mundo en el que cada ser humano puede libremente compartir la suma de todos los conocimientos. Wikimedia necesita representar la diversidad del mundo. De lo contrario, no llegamos a cada ser humano. Por eso la diversidad es parte explícita de nuestra misión.

Wikipedia es una fuente online que se las ha ingeniado para preservar la credibilidad en un mundo en el que los hechos y la ficción son tratados como iguales. ¿Cómo hacen?
–¡Es increíble! Todo el mundo decía “no podés confiar en ella, cualquiera puede editarlo”, y ahora es uno de los lugares más confiables de la web y eso se debe a que partimos de la suposición de que no deben confiar en nosotros, pensando “sabemos que no siempre tenemos la razón pero podemos ayudarte. Leé Wikipedia pero revisá las fuentes, leé todo con un ojo crítico”. Empezamos desde la humildad y la rendición de cuentas a los lectores, y les pedimos que confíen porque ellos pueden participar, cambiar cosas, editar, verificar citas. La transparencia es muy poderosa para los lectores y esa responsabilidad es algo que nos hizo ganar su confianza con los años. También que, a medida que hablamos de noticias falsas o información errónea, desde hace 17 años Wikimedia evalúa la información: ¿es sesgada? ¿De dónde viene? ¿Puedo confiar? Y también incorporamos diferentes perspectivas. Esas herramientas ayudaron a no tener los mismos problemas —en cuanto a información errónea— que en el resto de Internet. Esas mismas herramientas sobre lectura crítica, alfabetización mediática y digital no solo son útiles para Wikipedia, sino que lo son para cualquiera que intente darle sentido al mundo actual.

Katherine Maher básico
Connecticut, Estados Unidos, 1983.

Especialista en tecnología, desarrollo y democracia, se desempeñó como directora de comunicaciones de la Fundación Wikimedia hasta que se convirtió, en 2016, en su directora ejecutiva. Antes trabajó como asesora en tecnología para el desarrollo internacional y la democratización en el Banco Mundial. Pasó por Unicef, el Instituto Nacional Democrático para el apoyo a los Derechos Humanos y la democracia y Acces Now, organización de derechos digitales. Diseñó programas basados en las TIC para el gobierno abierto. Graduada en Artes y Ciencia de NYU, residió en Oriente Medio, donde estudió árabe e historia islámica.

Link de la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *