La naturaleza insegura del trabajo es el resultado de decisiones de corporaciones y formuladores de políticas. Por Louis Hyman 

El Sr. Hyman es un historiador económico.

18 de agosto de 2018

Imagen
Crédito Justin Renteria

Cuando nos enteramos de la Revolución Industrial en la escuela, escuchamos mucho sobre fábricas, máquinas de vapor, tal vez el telar de poder. Nos enseñan que la innovación tecnológica impulsó el cambio social y reformó radicalmente el mundo del trabajo.

Del mismo modo, cuando hablamos de la economía actual, nos centramos en los teléfonos inteligentes, la inteligencia artificial y las aplicaciones. Aquí, también, se piensa que la marcha inexorable de la tecnología es responsable de interrumpir el trabajo tradicional, eliminar al empleado con un salario o sueldo regular y contratar a contratistas independientes, consultores, temporeros y autónomos, la llamada economía de conciertos.

Pero esta narrativa es incorrecta. La historia del trabajo muestra que la tecnología generalmente no impulsa el cambio social. Por el contrario, el cambio social suele estar impulsado por las decisiones que tomamos sobre cómo organizar nuestro mundo. Solo más tarde la tecnología entra en acción, acelerando y consolidando esos cambios.

Esta idea es crucial para cualquier persona preocupada por la inseguridad y otras deficiencias de la economía de conciertos. Porque nos recuerda que, lejos de ser una consecuencia inevitable del progreso tecnológico, la naturaleza del trabajo siempre sigue siendo una cuestión de elección social. No es un resultado de un algoritmo; es una colección de decisiones de corporaciones y formuladores de políticas.

Considera la Revolución Industrial. Mucho antes de que ocurriera, en el siglo XIX, se produjo otra revolución en el trabajo en el siglo XVIII, que los historiadores llaman la “revolución industriosa”. Antes de esta revolución, la gente trabajaba donde vivían, tal vez en una granja o una tienda. La fabricación de textiles, por ejemplo, se basó en redes de agricultores independientes que hilaban fibras y tejían telas. Trabajaron solos; ellos no eran empleados.

En la revolución industriosa, sin embargo, los fabricantes reunieron a los trabajadores bajo un mismo techo, donde el trabajo podría dividirse y supervisarse. Por primera vez a gran escala, la vida hogareña y la vida laboral se separaron. La gente ya no controlaba cómo funcionaban, y recibían un salario en lugar de compartir directamente las ganancias de sus esfuerzos.

Esta era una condición previa necesaria para la Revolución Industrial. Si bien la tecnología de fábrica consolidaría este desarrollo, la creación de tecnología de fábrica fue posible solo porque la relación de las personas con el trabajo ya había cambiado. Un telar mecánico no habría servido para redes de agricultores que fabricaban telas en casa.

Lo mismo aplica para la revolución digital de hoy. Aunque a menudo se describe como una segunda era de la máquina, nuestro momento histórico actual se comprende mejor como una segunda revolución industriosa. Ha estado en marcha durante al menos 40 años, abarcando el colapso, desde la década de 1970, de la economía asalariada relativamente segura de la época de posguerra, y el auge del postindustrialismo y la economía de servicios.

Durante estas cuatro décadas hemos visto un aumento en el uso de jornaleros, temporeros de oficina, consultores de gestión, ensambladores por contrato, profesores adjuntos, mercenarios de Blackwater y cualquier otro tipo de trabajador que presente un formulario 1099 del IRS. Estos trabajos abarcan los rangos de ingresos, pero comparten lo que todo el trabajo parece tener en común en la economía posterior a la década de 1970: son temporales e inseguros.

En los últimos 10 años, el 94 por ciento de los nuevos empleos netos han aparecido fuera del empleo tradicional. Aproximadamente un tercio de los trabajadores, y la mitad de los trabajadores jóvenes, participan en este mundo laboral alternativo, ya sea como fuente de ingresos primaria o suplementaria.

Las tecnologías de Internet sin duda han intensificado este desarrollo (a pesar de que la mayoría de los trabajadores independientes permanecen fuera de línea). Pero servicios como Uber y mercados independientes en línea como TaskRabbit se crearon para aprovechar una fuerza laboral ya independiente; ellos no lo están creando. Su tecnología está solucionando los problemas comerciales y de consumo de un mundo de trabajo que ya es inseguro. Uber es un síntoma, no una causa.

Vale la pena destacar que la “tecnología” del trabajo temporal, y la posibilidad de reemplazar fuerzas de trabajo enteras, existió durante años antes de que las empresas tomaran la decisión de comenzar a adoptarla. La aplicación de teléfono inteligente de hoy en día es una forma fácil de contratar una temperatura, ¿pero es realmente mucho más fácil que buscar un teléfono en 1950?

De hecho, poco después de la Segunda Guerra Mundial, un hombre de Milwaukee llamado Elmer Winter fundó Manpower, la primera gran agencia temporal, para suministrar secretarios de emergencia. Pero a fines de los años 50, Winter había llegado a la conclusión de que el crecimiento futuro de Manpower estaba en el reemplazo de fuerzas de trabajo completas. Estaba en una posición única para enseñar a las corporaciones estadounidenses cómo reducir sus fuerzas de trabajo, ya que casi todas las compañías de Fortune 500 utilizaron sus servicios, y él trató de hacerlo.

Pero convencer a las empresas para que abandonaran su forma de operar era más fácil decirlo que hacerlo, aunque Winter podría demostrar fácilmente que sería más barato. Pocas compañías lo aceptaron en su oferta. Mayores ganancias fueron posibles, pero no tan importantes, en la estela persistente de la Gran Depresión, como el pacto moral entre el empleador y el empleado.

¿Qué cambió esto? La aparición en la década de 1970 de una nueva visión estrictamente financiera de las empresas, una filosofía que favorecía los precios de las acciones y los bonos sobre la producción, de los beneficios a corto plazo sobre la inversión a largo plazo. Las teorías de la organización corporativa “delgada” se hicieron populares, especialmente aquellas vendidas por consultores de administración y gurús de negocios.

Las grandes corporaciones siempre han tenido sus críticas, pero nadie antes de los ’70 habría pensado que las compañías más pequeñas serían mejor administradas que las grandes. Las grandes empresas tenían recursos, economías de escala, gerentes profesionales, muchas opciones. Sin embargo, términos como “pequeño” y “eficiente” y “flexible” llegarían a parecer sinónimos. Y con el surgimiento de la corporación delgada, las fuerzas de trabajo se volvieron prescindibles y los empleos más precarios.

No estoy ni a favor ni en contra de la tentación (o consultoría, o trabajo independiente). Si esta economía flexible emergente fuera mala o buena, no habría necesidad de tomar una decisión al respecto. Para algunos, el aumento de la economía de gig representa la liberación del mundo sofocado de la América corporativa.

Pero para la gran mayoría de los trabajadores, la “libertad” de la economía de conciertos es solo la libertad de tener miedo. Es la eliminación de las obligaciones entre empresas y empleados. Es el colapso de las protecciones que las personas de los Estados Unidos, en nuestras leyes y costumbres, una vez lucharon duro para consagrar.

No podemos retroceder el reloj, pero tampoco es inevitable la inseguridad laboral. Así como el período de posguerra logró que la industrialización beneficiara a los trabajadores industriales, necesitamos crear nuevas normas, instituciones y políticas que hagan que la digitalización beneficie a los trabajadores de hoy. Los expertos han ofrecido muchos caminos hacia adelante: beneficios “portátiles”, ingreso básico universal, reclasificación de los trabajadores, pero independientemente de la opción, lo importante es recordar que sí tenemos una opción.

La inseguridad no es el costo inevitable del progreso tecnológico. Solo entendiendo ese hecho podemos actuar para que el capitalismo trabaje para nosotros, no para que trabajemos.

Louis Hyman, director del Instituto de Estudios del Lugar de Trabajo de la Escuela ILR de Cornell, es el autor del próximo libro “Temp: cómo el trabajo estadounidense, los negocios estadounidenses y el sueño americano se hicieron temporales”, del cual se adapta este ensayo.

Una versión de este artículo aparece impresa en 19 de agosto de 2018, en la página SR 5 de la edición de Nueva York con el titular: The Gig Economy no es la falla del iPhone .

Link de la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *