Porque el trabajo soñado viene de donde menos se lo espera.

Por Gabriela Genz. Consultora RRHH – Selectora de Personal

Si se está en un proceso de buscar trabajo o de cambio laboral, es fundamental poner a punto el CV y  generar encuentros con personas que pueden ser claves para nuestro objetivo. Estos encuentros pueden ser espontáneos o también menos casuales y más buscados.

No se trata de enfocar esta acción de un modo utilitarista, sino con la idea de generar un encuentro que puede ser mutuamente beneficioso, intercambiando información útil para sus propias carreras.

Se trata de relaciones profesionales que son positivas para ambas partes y que pueden empezar con los contactos de la familia o amigos, pero también a través de antiguos compañeros de colegio o facultad.

¿Por qué es un buen momento para pensar en el networking? El  CV por sí solo no alcanza, es necesario que llegue a buenas manos.

La directora de la consultora Valuar, Cristina Bomchil, sugiere que “el networking es fundamental. Hay que poner en marcha la gimnasia de conectarse con la gente. Hay oportunidades en el mercado que no se difunden a través de una búsqueda formal, entonces las inauguraciones, presentaciones de libros, un vernisage, por ejemplo, son lugares donde se dan encuentros espontáneos que no son invasivos”.

También sugiere que si se está buscando trabajo, la persona se contacte con no más de dos consultoras o headhunters para que pueda seguir de cerca el desarrollo de su carrera, aún teniendo trabajo. “Es bueno seguir la relación, recomendar a alguien, permanecer en contacto”.

Aquí van algunas recomendaciones que transmiten los gurúes del empleo:

Lo que no hay que hacer:

No empezar el networking solo por conveniencia Por el contrario, se trata de ser servicial porque hay un interés genuino en que a la otra persona le vaya bien.

No hacer networking solo online: Hay que aprovechar las oportunidades para tener conversaciones que construyan lazos verdaderos.

No al networker indiscriminado: Si el contacto en la red profesional es cercano y tiene buena onda, seguramente le será grato presentar a la persona a su propio contacto pero si no conectándote con por lo menos 50 personas que se conocen en Linkedin y en las que se confía (compañeros de trabajo, clientes, amigos y familia), habrá más posibilidades de acercarse a personas y compañías que van a ayudar en la carrera.

Haber leído el  perfil de la persona: hay que asegurarse de que se está haciendo el contacto con la persona correcta, en el rol indicado.

No mandar mensajes genéricos: Es mejor personalizarlo, y recordarle a la persona por qué sería bueno tener un encuentro.

Fundamental para tener en cuenta:

Agregar una foto, porque en la red se incrementa en 21 veces la cantidad de personas que verán el perfil.

Encontrar un mentor: alguien que pueda dar algunos consejos porque ya ha recorrido el camino.

Actualizar el perfil: Sumar clases a las que se asiste, o certificaciones, además de nuevos trabajos o proyectos.

Hacer nuevas conexiones: salir de la zona de confort y acercarse a un grupo con gustos afines y que sea nuevo para nosotros.

Seguir a compañías en las cuales estés interesado: una buena manera de tener sus novedades al momento y quizá postearse para una nueva posición.

http://www.ggenzconsultores.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *